ACTUALIDAD. Perjudicados por el nombramiento de un director de Centro de Salud no médico, pueden iniciar acciones individuales, informa AMYTS

0
102 Icono JUSTICIA 15x15 mm

La Sala de lo contencioso-administrativo del TSJ de Madrid (Sección 8) ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por AMYTS contra el Decreto 52/2010, de 29 de julio, por el que se establecían las Estructuras Básicas Sanitarias y Directivas de Atención Primaria de Área Única de Salud de la Comunidad de Madrid, y ha resuelto, por Sentencia nº 091/2011, de 8 de noviembre, que el decreto recurrido “no es conforme a derecho” y en consecuencia, se declara “nulo”. Por ello, la Asesoría Jurídica de AMYTS informa sobre la posibilidad de iniciar acciones individuales ante la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, por parte de aquellos facultativos que se vean perjudicados al haberse nombrado como director de Centro de Salud a quien no ostente la condición de “licenciado en Medicina y Cirugía”, en virtud de la citada sentencia.

La sentencia nº 091/2011 centra su impugnación en el Artículo 9 del Decreto 52/2010, en el que se establece que el Director del Centro de Salud se proveerá, mediante convocatoria pública, entre “profesionales sanitarios”; con lo que “cualquier profesional sanitario de los mencionados en el artículo 2 de la Ley 44/20113, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS), independientemente de su condición, sea facultativo o no, podrá optar al puesto de Director del Centro de Salud. La sección 8 de la Sala del Contencioso Administrativo estima que esta disposición “vulnera lo dispuesto to en los artículos 6, 9 y 10 de la mencionada Ley 44/2003, en cuanto no respeta ni tiene en cuenta, criterios de competencia, capacidad, conocimiento o titulación, ni el principio de actuación jerarquizada y colegiada que ha de regir las relaciones interprofesionales y de trabajo en equipo de los diferentes profesionales sanitario”. Igualmente, apunta que el art. 9.3 del Decreto vulnera lo dispuesto en la Disposición Adicional Décima de la Ley 44/2003, al no establecer los mecanismos concretos que han de tenerse en cuenta a la hora de evaluar el desempeño de las funciones de dirección y de los resultados obtenidos, evaluación que se efectuará con carácter periódico y que podrá suponer, en su caso, la confirmación o remoción del interesado en tales funciones directivas”.

En definitiva, -concluye- si se acepta que las funciones de dirección, organización, evaluación del desempeño e incentivación de los médicos de cada Centro de Salud sean desempeñadas por el Director del Centro, siguiendo criterios de capacidad, competencia, titulación y conocimiento, dichas funciones no pueden ser realizadas por cualquier tipo de profesional sanitario, sino por aquellos que ostenten la condición de Licenciado en Medicina y Cirugía.

REDACCIÓN MÉDICA se ha hecho eco de este asunto.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x