ACTUALIDAD. La sanidad madrileña, carente de recursos y más privatizada

0
149 Cambios SERMAS 3x3 cm

La sanidad madrileña ha sido el foco de atención de diversos medios de comunicación que se han hecho eco de diversos informes y datos sobre recursos, listas de espera y derivaciones, poniendo de manifiesto algunas de las carencias derivadas de la política sanitaria:

A la cola en camas, inversión y personal en AP

Así, tras analizar el informe “Los servicios sanitarios de las CCAA” de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), realizado con datos oficiales del Gobierno, la mayoría de 2015, el diario 20 MINUTOS MADRID ha destacado que la Comunidad de Madrid no avanza en inversión, número de camas disponibles y efectivos sanitarios en la atención primaria (AP), y “continúa siendo una de las regiones españolas con peores servicios sanitarios”. En concreto, este estudio, que compara la calidad de los servicios sanitarios de las autonomías españolas, basándose en criterios presupuestarios, en la cantidad de medios materiales y humanos, en la valoración de los propios pacientes y en el grado de participación del sector privado en la atención sanitaria; sitúa a Madrid como la séptima autonomía con peor nota, con 62 puntos (la máxima puntuación es de 106 y la mínima de 26), entrando a formar parte del grupo de CC AA “con servicios sanitarios deficientes”, junto con Cantabria, Baleares y Andalucía.

Contratación de servicios en centros privados

Del informe de la FADSP también también se desprende que la región es la segunda comunidad que más dinero del presupuesto sanitario destina a la contratación con centros privados. El informe señala que Madrid dedica el 10,8% de la partida sanitaria en contratar servicios de hospitales privados, partida solo superada por Cataluña (25%).

EL CONFIDENCIAL pone cifra a este porcentaje y revela que, según datos de la propia Consejería, el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) se gastó el año pasado 166,6 millones de euros en “conciertos con entidades privadas”. La cifra es seis millones de euros superior a lo que se presupuestó a principios de año (160,3 millones) y prácticamente la misma cantidad que lo que gastó en 2014: 166,1 millones de euros.

Según los datos analizados por este diario, de los 19 hospitales de la red madrileña, 16 pagaron conciertos con clínicas privadas para derivar servicios médicos. En total, estos 16 hospitales pagaron 38,3 millones de euros por derivar servicios en 2015, casi cuatro millones menos que lo abonado por el SERMAS un año antes: 42,3 millones de euros. Y si bien la Consejería de Sanidad atribuye esta reducción de los conciertos al plan de choque que ha activado el Gobierno regional presidido por Cristina Cifuentes para reducir las listas de espera quirúrgicas, que incluye abrir los quirófanos por la tarde; sin embargo, Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, explica que los pactos de gestión (las operaciones por la tarde) empezaron a funcionar a finales de 2015, “luego no creo que hayan influido en reducir el gasto de los conciertos de los hospitales públicos. Habrá que esperar a los datos de 2016, cuando ya se lleve un año operando por la tarde”. Ezquerra cree que la reducción de 2015 (de 38,3 millones a 42,3) se puede deber a que se estén derivando muchas operaciones a la Fundación Jiménez Díaz, “el único [hospital]de gestión privada con un concierto singular con la Comunidad de Madrid”.

Incremento del gasto en hospitales de gestión privada o indirecta

Añade EL CONFIDENCIAL que al margen de los 166 millones que el SERMAS se gasta en conciertos privados, el Gobierno regional también aporta fondos a seis hospitales de gestión privada o indirecta: la Fundación Jiménez Díaz, el Gómez Ulla, Rey Juan Carlos, Valdemoro, Torrejón y Collado Villalba. Estos seis centros tuvieron el año pasado un gasto real de 686,4 millones de euros, 105 millones más que lo que se gastaron en 2014.

57 días de espera para operarse

Finalmente, el diario EL MUNDO realiza un estudio en base a la media de días de espera de cada uno de los 29 hospitales públicos, que en total realizan operaciones de 15 especialidades, y cuyo resultado arroja la cifra de que cada madrileño que se quiera operar debe esperar una media de 56,96 días. Respecto a cuando se puso en marcha el plan de choque, en enero, se ha aumento la lista de espera en 13 días.

Desde el sindicato AMYTS creen que la Comunidad pensaba que el ritmo de la lista de espera “se podría poner al día en un corto plazo de tiempo”, algo que no está ocurriendo. Para Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, “no es razonable” que la lista de espera supere “los dos meses”, algo que está a punto de ocurrir.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x