ACTUALIDAD. La Asamblea de Madrid aprueba la ley de buen gobierno de los centros del SERMAS

0
242 Jose Manuel Freire 3x3 cm

Tal y como estaba previsto, el Pleno de la Asamblea de Madrid celebrado el 14 de diciembre aprobó ayer la “Ley Buen Gobierno y Profesionalización de la Gestión de los Centros y Organizaciones Sanitarias del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS)” por la que se establece el reglamento marco de estructura, organización y funcionamiento de hospitales, organización de Atención Primaria y otras gestionadas por el SERMAS. Esta ley, que busca evitar la arbitrariedad y la politización de los cargos directivos y de gestión, se aprobó con los votos de los grupos parlamentarios de Ciudadanos, PSOE y PP; Podemos se abstuvo.

El texto incluye, entre otras muchas cosas:

  • Órganos colegiados de gobierno: Se crean en todos los centros y organizaciones sanitarias Juntas de Gobierno ante las que rendirán cuentas los gerentes.
    • En las Juntas de Gobierno habrá representantes de los Ayuntamientos y vocales externos, además de representantes de la Consejería de Sanidad/Servicios Centrales del SERMAS que tendrán la mayoría.
  • Profesionalización de la función directiva. Los Gerentes serán seleccionados por las Juntas de Gobierno a través de un procedimiento reglado y público, tendrán un contrato de cinco años y su cese será motivado.
  • Refuerzo de las estructuras de asesoramiento y participación:
    • las Juntas Técnico Asistenciales ven fortalecido su papel, entre otras cosas son las encargadas de seleccionar a los vocales externos de las Juntas de Gobierno que sean propuestos por organizaciones sociales.
    • Se crean Consejos Territoriales de Salud
  • Instrumentos de buen gobierno y mayor autonomía de los centros: medidas para transparencia; revitalización del contrato-program como instrumento de gestión; capacidad de innovar con plazos y evaluación.
  • Dota a la Atención Primaria madrileña de órganos de gobierno y gestión (que no tenía) similares a los de los hospitales.

Alto nivel de consenso político, con algún matiz

La Ley fue aprobada con un elevado nivel de consenso y sin enmiendas vivas, ya que durante su larga tramitación se han transaccionado enmiendas de todos los grupos, además de recogerse aportaciones de diferentes sectores de la sociedad civil relacionados con la sanidad, como colegios profesionales o asociaciones, recuerda REDACCIÓN MÉDICA.

El portavoz de Sanidad del Grupo Socialista, José Manuel Freire, impulsor de la Ley,  señaló que “el texto final no es el óptimo de ningún Grupo Parlamentario, porque no puede ser de otra forma si se busca el consenso de todos”. Sin embargo, su balance es que la Ley “es un texto razonablemente bueno, permite dar pasos muy importantes en la buena gobernanza de las organizaciones sanitarias del SERMAS. Por ello es un gran primer paso”. “Toca ahora contribuir a que se cumpla en su letra y, muy importante, en los valores principios que la han inspirado” -añadió.

Según la portavoz del PP en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid, Regina Plañiol, la ley se traducirá en más participación y más transparencia y tiene al paciente como eje del sistema. “Ha sido una ley muy participativa, con muchas aportaciones en el trámite de alegaciones”, explicó. Plañiol cree que Madrid se convertirá en “referente” a nivel europeo en materia de gestión sanitaria con una norma que definió como “la ley que regula las reglas del juego” a partir de ahora.

La “abstención constructiva” de Podemos, según explicó la portavoz de Podemos, Mónica García, se basa en que para el Grupo esta ley es “una primera piedra” frente a un modelo “opaco y extremadamente politizado”, pero no cumple las expectativas, ya que “un poco de profesionalización no es profesionalización” y no produce un “cambio estructural”. “No queríamos arbitrariedad, pero tampoco discrecionalidad”, señaló, considerando que con esta norma los comités de selección de directivos no son independientes. “No hemos llegado a la meta, por eso nos vamos a abstener”, justificó.

A este último asunto, el de los gerentes, se refirió también el portavoz de Ciudadanos, Enrique Veloso, pero en términos contrarios. Lo resumió con un juego de palabras: “se acabó la dedocracia”. En opinión de Veloso, a partir de ahora sólo habrá gestión profesional en la sanidad madrileña. Veloso apuntó que ahora la pelota está en el tejado del Gobierno, que, en el plazo máximo de un año, tendrá que desarrollar la normativa.

Tribuna RM“Un poco que es mucho”

Bajo ese título, Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, publica una valoración en REDACCIÓN MÉDICA. Según indica, se trata de “una ley importante, fundamental y primer paso para un posible cambio en la gestión de los centros sanitarios. Pero ahora hay que desarrollar la ley dotarla de su verdadero contenido, ‘reglamentar’ muchos aspectos de la misma. Y este es el momento en el que deben quedar plasmados, de forma inequívoca, todos los aspectos novedosos que contiene. Y son muchos. Se ha dado un pequeño paso, grande en cuanto a idea, y ahora hay que iniciar la carrera de fondo que culmine en un plazo de tiempo breve, sin encontrar obstáculos y piedras en el camino, y sin que se produzca un desfallecimiento irrecuperable antes de cruzar la meta. De no ser así habremos vuelto al habitual engaño al que ya estamos acostumbrados”. (Recomendamos la lectura completa de la tribuna del secretario genetal de AMYTS).

(*) “Ley de Buen Gobierno y profesionalización de la gestión de los centros y organizaciones sanitarias del SERMAS”, PINCHA AQUÍ.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x